Los gérmenes se encuentran en todos lados, y aunque la mayoría de ellos no representan peligro e incluso algunos son buenos para nosotros, también es cierto que tanto virus como bacterias pueden causarnos un resfrío o gripe, además de enfermedades más serias como aquellas transmitidas a través de los alimentos.

Importancia del lavado de manos

Se ha comprobado que el lavado de manos con agua y jabón es una de las mejores formas de prevenir enfermedades y su propagación. Por ejemplo, existe múltiple evidencia que ha demostrado que fomentar el lavado de manos disminuye el número de días que los niños faltan a la escuela a causa de una enfermedad.

Con el lavado de manos se realiza la limpieza de patógenos sobre la piel, incluyendo bacterias y virus. En la vida diaria, lavarse las manos previene la propagación de infecciones y enfermedades entre los miembros de la familia y en un alto grado, entre los miembros de una comunidad completa.

Recuerda siempre lavarte las manos:

  • Enseguida que llegues a tu casa.
  • Antes de preparar alimentos.
  • Después de manipular carne o pollo sin cocinar.
  • Antes de comer.
  • Después de toser, estornudar o sonarse con un pañuelo.
  • Después de usar el baño.
  • Después de tocar animales o cualquier cosa que esté en el ambiente de un animal.

El lavado frecuente de las manos puede generar resequedad, irritaciones y lesiones, por lo que se recomienda aplicar luego del lavado una crema hidratante y protectora para la piel.

Uso de alcohol en gel

Si no tienes disponibilidad de agua y jabón para realizar el lavado de manos tradicional, una buena alternativa para mantener las manos libres de gérmenes peligrosos es utilizar desinfectantes, como por ejemplo el alcohol en gel. Los desinfectantes basados en alcohol no necesitan de agua y actúan de forma rápida y efectiva eliminando la mayoría de las bacterias y virus sobre la piel

Leave a Reply